Para ver nuestras soluciones simples, elija una opción a continuación:

Entrar

Registrarse

Garaje

PROBLEMA:

Nuestros garajes tienden a albergar todas las cosas que no queremos dentro de la casa, pero un garaje contiguo es simplemente una habitación más de la casa, y con los autos, las podadoras, la gasolina, la pintura y los solventes químicos, podría estar contribuyendo a que vivamos en un ambiente tóxico.

De acuerdo con la Mortgage and Housing Corp. de Canadá, un garaje adjunto es una fuente de contaminantes para el aire del hogar recién descubierta1 y que incluye vapores de gases despedidos y otros líquidos del motor del auto, los cuales siguen evaporándose aún después de apagado éste.2 Dichos contaminantes por combustión pueden entrar al hogar por puertas abiertas o mal selladas, grietas de las paredes, espacios entre los ductos y el cableado, así como por el techo.

En un estudio de 100 hogares, Health Canada encontró benceno en cantidades cuantificables dentro de las casas con garaje adjunto.1 La Occupational Safety and Health Administration de EE.UU.  dice que la exposición de largo plazo al benceno, contaminante relacionado con la gasolina, puede afectar la producción de médula ósea y sangre. La exposición de corto plazo a altos niveles de benceno puede provocar cansancio, mareos, pérdida de la conciencia e incluso la muerte.3

El auto no es la única fuente de contaminantes potencialmente peligrosa en el garaje. Nuestra colección de solventes, líquidos y similares suele liberar compuestos orgánicos volátiles peligrosos (VOC, por sus siglas en inglés), los cuales son agentes con base de carbono, ya sea naturales o creados por el hombre. Los compuestos orgánicos volátiles se evaporan con facilidad y rápidamente reaccionan con otros compuestos con base de carbono.4